domingo, 24 de julio de 2022

En momentos difíciles, sé que están ahí

Se habla tanto de la familia que parece no hay nada más que decir. 

La familia, en su amplio concepto, en su todo, en su único valor pero...realmente : ¿Qué es?

Para mí son aquellas personas que de distintas formas están siempre junto a ti, sea como sea, sin condiciones, sin engaños, sin propósitos ni intenciones.

Son aquellos que en momentos de decaimiento, dolencias y alegrías, me acompañan de alguna manera.

Son aquellos que, según sus posibilidades, con sus palabras de aliento, con su conocimiento, y con sus hechos me hacen sentir que no estoy sola, que siempre voy a tener personas que me ayuden y me hagan la vida más fácil.

Poder conversar, pedir un consejo, solicitar ayuda, saber que en un momento difícil puedes acudir a ellos, qué más se puede pedir.

Nada seríamos sin la familia, nada tendría sentido si no te sientes arropado por ellos: tus hijos, tus nietos, tus primos, tus tíos...tu sangre.

Cuando has perdido seres tan importantes como tus padres, tu hermano, ¿Qué puedes hacer sin el resto de tu familia? ¿Qué te puede llenar tanto como saber que aún hay mucha gente que te quiere y a los que tú adoras? ¿Quién puede aliviar tanto dolor si no son ellos?

Me siento tan orgullosa de mi familia. Gracias por estar ahí.



miércoles, 9 de febrero de 2022

Un día diferente

9 de Febrero 2022

Hoy no es un día más, es un día diferente.

Hoy comienzo una nueva década, como me ha dicho alguien a quien quiero mucho. Y me alegro por ello.

La vida me permite volver la vista atrás y hacer balance de lo acontecido durante estos 60 años.

Hoy puedo contemplar mi pasado de otra manera : con serenidad y entereza, con calma y sosiego.

Son muchos acontecimientos, muchas cosas vividas intensamente. Algunas excesivamente tristes y otras muy felices. Pero realmente, lo que importa es seguir existiendo.

Preparada para lo que pueda sobrevenir, o quizás no, lo seguro es que me siento más fuerte y entera, y aunque a veces desfallezca por los trágicos sucesos que en su día sobrevinieron, sé que puedo  enfrentarme a los recuerdos con cierta serenidad.

Mi vida no ha sido más que otra de tantas, aunque mirando al pasado comprendo que quizás he sufrido algo más de lo que debiera, pero tengo tantas otras cosas por las que dar gracias que pueden hasta llegar a compensar ésos duros momentos.

Agradezco tener unos hijos de los que cada día me enorgullezco más, porque para mí han sido mi refugio y amparo. Ahora pienso que, egoístamente, no les he hecho la vida fácil y me doy cuenta cómo han sido ellos los que en muchas ocasiones me han consolado, aconsejado y se han angustiado por mí, algo que no tendría que haber permitido. Pero ellos son así, siempre pendientes de mí. Y no saben cuánto se lo agradezco.

Agradezco tener un marido que al día de hoy es mi compañero de batalla, mi amigo, y también mi consuelo en mis malos ratos.

Agradezco tener, a pesar de mis dolencias, la suficiente fuerza como para poder disfrutar de ése pequeño ser que ha llegado en éste momento de mi vida y que con su sonrisa me llena de felicidad.

¿Cuánto más se le puede pedir a la vida? 

Hoy he mirado atrás y me he preguntado que hubiera sido de ella recorriendo otro camino diferente, y no me lo imagino, porque lo que tengo es lo que quiero y lo que único que anhelo es poder disfrutarlo muchos años más.

lunes, 17 de enero de 2022

Nubes en el mar


La vida...un mar que trae y lleva emociones, sentimientos, gozo.
Las olas te mecen a su antojo, el sol te acaricia, la arena te arrulla, te alegra, divierte y complace.
Pero a veces las nubes lo cubren y se vuelve oscuro, borrascoso. Lo miras y te entristece, te angustia, te consterna.
Y te envuelve el desconsuelo, como aquél amor que se alejó para siempre y al que sigues esperando.
Allí, frente al mar, volviendo a dejar que las olas te acunen y te canturreen al oído aquella letrilla que te emocionaba.
Y entonces anhelas que el sol vuelva a brillar y se pose sobre tu rostro, despejando cualquier duda, cualquier mal recuerdo, cualquier dolor.
No dejaré que haya nubes en el mar y si tengo que hacerlo inventaré para siempre un cielo despejado y claro, que me dé serenidad.

lunes, 20 de diciembre de 2021

Cuando la vida te sorprende


 

A veces la vida te sorprende y no sabes hacia donde dirigirte. Recibes una nota, un comentario, un aviso que te impresiona y desconcierta.
Y entonces comienzan las cuestiones, los debates contigo misma, las controversias y los arrepentimientos.
Y sólo es cuestión de aguardar a ver que te concede, porque es ella la dueña y señora de tu ser.
Cada día que pasa es insufrible y cruel, cada hora un suplicio.
Sólo queda esperar a que tu oportunidad siga ahí, esperándote, aguardando otra nota, otro aviso, otro comentario que te permita continuar sobreviviendo.